La eficiencia hídrica en el cultivo de la viña: una de las claves para que un buen vino, sea un buen vino.

Compartir en

Se acerca el verano, momento en el que nuestros cultivos leñosos requieren de una gestión hídrica eficiente para maximizar su producción. Prever las necesidades de estos no es tarea fácil y programar las aportaciones de agua en tiempo y forma necesita de un conocimiento profundo de la especie vegetal.

Históricamente la producción vitícola española ha estado marcada por distintas estrategias de riego, donde aplicar o restringir el agua en el pre y post envero, ha sido siempre una discusión habitual entre los profesionales, sobre todo en aquellos que se dedican en cuerpo y alma a la producción de uva.

Aunque aplicar riego es sinónimo de mayor producción, habrá que tener en cuenta en qué fase productiva se encuentra nuestra parcela. La misión de los ingenieros, técnicos y agricultores, es identificar las necesidades hídricas de los cultivos en las etapas en las que la lluvia no es suficiente. Pero hay un punto crítico a alcanzar durante el ciclo, el envero. Es en julio y agosto, donde la mayoría de las variedades vinícolas colorean sus bayas de diferentes tonalidades rojizas, azuladas, violetas, amarillas. Esta etapa y su éxito vendrá precedido del correcto manejo en el riego por goteo durante la brotación (desborre), floración y cuaje. 

Una buena opción es utilizar un sistema de riego por goteo que incorpore un gotero autocompensante, así, garantizamos la uniformidad en las distintas aportaciones de agua y fertilizantes, durante las etapas previas a la coloración de los viñedos. Además, si el gotero tiene propiedades antidrenantes como Inbar, podremos solucionar los problemas que producen los sistemas de riego a pulsos, evitando la descarga de los ramales una vez realizado el riego.

En España, las parcelas de viña, o terruños, suponen el 13% de la superficie mundial de este cultivo, por lo que la innovación técnica o la digitalización de la producción, son la clave en un país que invierte más de de 150 millones de euros anuales en proyectos ligados de I+D+i.

Un buen ejemplo de ese I+D+I es nuestra tecnología Rootguard, especialmente diseñada para el riego subterráneo (RGS), la única solución capaz de evitar la intrusión de raíces en el gotero. Productos como Assif Rootguard y su capacidad antisucción, son ideales para el riego subterráneo. Un claro ejemplo de que la innovación y la tecnología ha venido para quedarse.

El futuro del riego lo creamos juntos.

Water. People. Future.